La máxima distinción colegial, la Cruz de San Cosme y San Damián, este año recayó en el catedrático en nutrición el Dr. Jordi Salas Salvadó. El galardón quiere premiar la trayectoria de este profesional así como su dilatada experiencia en la investigación y la investigación. Las medallas de oro se entregaron a la Dra. Elisa Jiménez Cortés y al Dr. Francesc Anglès Garcia.

Un año más, el Colegio Oficial de Médicos de Tarragona celebró en el Centro Tarraconense - El Seminario- su Diada colegial. Una cita anual de reconocimiento a los profesionales y las instituciones sanitarias de la demarcación. La corporación entregó los máximos galardones colegiales aquellos médicos que hayan contraído méritos relevantes en defensa de la práctica de la medicina o se hayan distinguido por su labor al servicio de la sanidad y sus organizaciones, contribuyendo al desarrollo y la práctica de la profesión.

Este año, la máxima distinción colegial -Cruz de San Cosme y San Damià- la recibió el Dr. Jordi Salas Salvadó por sus méritos profesionales y humanos durante su larga trayectoria profesional. Este catedrático en nutrición es toda una eminencia en este campo y cuenta con una dilatada experiencia en la investigación y búsqueda médica tanto en el ámbito nacional como internacional.

Las medallas de oro que otorga el Colegio recayeron en la doctora Elisa Jiménez y el doctor Francesc Anglès. La primera es especialista en radiodiagnóstico y cuenta con una dilatada experiencia ejercida en las Tierras del Ebre. El doctor Anglès recibió la distinción por su dedicación y carrera profesional así como la faceta de escultor de prestigio con piezas como la estatua de Antonius Musa. 

La jornada también sirvió para reconocer la labor de El Hospital Verge de la Cinta de Tortosa por su vinculación sanitaria en la demarcación de Tierras del Ebro. Su directora, la doctora María José Rallo, fue la encargada de recoger el galardón. Y el COMT, en este 2019. también quiso premiar la trayectoria del Sindicato de Médicos de Catalunya con motivo del centenario de su fundación. Las dos instituciones recibieron una pequeña talla del primer Galeno tarraconense documentado, n'Antonius Musa. 

La Diada no quería olvidar a los más jóvenes y distinguió al mejor expediente MIR del curso 2018-2019 al doctor Raúl Sánchez y en cuanto a los más veteranos, el COMT otorgó un diploma y la insignia a los colegiados que se colegiaron en 1969 y, por tanto, cumplen medio siglo de vinculación con la corporación. En este caso es premiados fueron la doctora Mari Fernández, los doctores Cristóbal Ridao, Camilo Solorzano, Carlos Furquet y Gerard Virgós.